Publicidad:
La Coctelera

franciscofenoy

13 Septiembre 2011

VALORACIONES Y DEMAGOGIA

 

VALORACIONES Y DEMAGOGIA

En cuanto a la justicia gratuita, en cuanto al Colegio de Abogados y en cuanto al abogado del mismo D. Jesús Hoyas García. Porque para las personas que cumplen con todos los requisitos requeridos por la ley, pero que a ser personas de orden y de pagos de impuestos, los funcionarios con subterfugios que superan al Vuelva Vd. mañana de Larra y El Castillo de Kafka, de hecho se la niegan, quedando por tanto solo como demagogia para su moralina tanto interior como para el exterior del país; por lo que en realidad queda de hecho precisamente para aquellos que no la piden y que no son ciudadanos de orden en cuanto son personas rotas, rotas por el propio modelo social: como los drogadictos o delincuentes que están en las cárceles y que se los imponen tal vez por orden de la ONU y de sus derechos humanos y que por lo tanto es de comprender que solo cumplirán un papel burocrático.

A finales de 2.008 sobre el otoño, pido cita a los abogados que tiene el Colegio de Abogados en la Comunidad de Madrid, ( en aquellas fechas, tardaban en dar la cita de 15 a 20 días, a fecha de hoy superan el mes, para tener prisa con eso de los tiempos)para informarme si mi situación era de impugnación contra los atropellos del administrador de la finca, Francisco José Carmona Enríquez, basándome que éste colegiado había conseguido la creación de unos topos comunitarios para manejo y beneficio propio y tal vez de esos dos comunitarios. La abogada me dijo que sí había motivo y me dio una lista de la documentación que tenía que presentar al Colegio de abogados para que me concedieran la justicia gratuita. Más o menos sobre las dos semanas conseguía todo la documentación de la lista y la entregué en registro. El 30 de abril, el Colegio me vuelve a pedir otra documentación que no venía señalizada en la lista, pero que si hubieran leído detalladamente la Declaración de la Renta, no era necesaria porque ahí ya venía reflejada. Pero no era el momento de polemizar y se la envíe esa nueva petición a través de registro. Como tenían el plazo de sobre un mes, (ahora no recuerdo exactamente el tiempo pero en  aquellas fechas sabía el tiempo) y como veía que no recibía la comunicación el último día sobre las 14,30 a 15 horas, llamé por teléfono al Colegio y se puso supongo una secretaria y me dijo que todo el personal que llevaban esos asuntos ya por el horario no estaban en las oficinas que miraría en el ordenador y me diría el resultado, y me dice que estaba denegada, entonces le pedí que fuera tan amable de mandarme la carta de la negación y esta buena secretaria me mandó la carta con fecha de salida de 26 de mayo de 2.009. Más tarde con fecha de salida de la Comunidad de Madrid, 8 de junio de 2.009, me comunican que con fecha de reunión del día 5 de junio de 2.009, el Colegio de Abogados me deniega la justicia gratuita, porque no acredito, los ingresos inferiores al doble del IPREM.

Con fecha de registro de 18 de junio de 2.009, le contesto al secretario de asistencia  jurídica gratuita, que me demuestren matemáticamente, eso de los ingresos inferiores al doble del IPREM o que rectifique o si no impugno dicha resolución. No contestan e impugno la resolución y el juzgado de 1ª Instancia nº 91, nos cita a las partes el día 24 de septiembre de 2.009. El letrado de la Comunidad no se presentó, yo le presenté todos los papeles que ya le había presentado a la justicia gratuita y me hace unas preguntas, como insinuándome según información del Colegio de Abogados, que yo tenía un piso a mi nombre en Virgen del Sagrario, 10. Comprendiendo en seguida esa ladina perversidad del Colegio, le dije primero que la documentación de hacienda no lo representa, segundo que dicho piso no es propietario de ninguna persona jurídica, sino de tres comunidades en su conjunto, de las comunidades del 10, del 12 y del 14 de la virgen del sagrario. Con fecha de salida de 25 de septiembre de 2.009 el juez, me concede el derecho de justicia gratuita y le comunica igualmente a la justicia gratuita me concedan abogado y procurador.

Recibo carta del Ilustre Colegio de Abogados con fecha de salida de 15 de octubre de 2.009, concediéndome el abogado don Jesús Hoyas García, con domicilio y despacho en el Pueblo de Alcorcón, dándome con eso las facilidades de desplazarme de la capital para poder hacer turismo por la provincia. Llamo por teléfono en seguida al Sr Hoyas y este Sr prácticamente no me deja ni hablar para exponerle el caso, se cierra en que el juez siempre da la razón a las comunidades y se pone en contra del comunitario. Después de un gran rato en que ambos insistíamos cada uno en su trece en el abogado en que abandonara y en mí en que me recibiera, para que a través de unos escritos que yo llevaba acumulando durante varios años se hiciera una composición de lugar para así hacer mejor el escrito de la demanda. A regañadientes me da la cita. A la entrada en el despacho, sin apenas dejarme hablar, seguía insistiendo sobre el abandono de mis pretensiones, como me veía que no abandonaba, me coacciona con que si pierdo me iba a costar de 3.000 a 4.000 € porque la justicia si se pierde no era gratuita, a mi me deja mosca pero le pido que leyera los papeles y que me llamara por teléfono. Como es de suponer fui al Colegio y a los abogados que tiene de consulta en la propia entrada,- a día de hoy han desaparecido dichas consultas- les expuse lo que me decía el Sr Hoyas sobre los 3.000 a 4.000 € si pierdo y me dijeron que eso era verdad, pero si se perdía y a partir de la fecha del juicio a tres años si me cambiaba el status económico. Pasa un mes y el Sr Hoyas no me llama, le llamo y me sigue insistiendo que abandone y yo le sigo insistiendo que se lea los papeles. Pasa otro mes y como sigue sin llamarme, le vuelvo a llamar y me dice que precisamente tiene los papeles encima de la mesa para ponerse a leerlos, se le notaba por el tono de la voz, que era una simple e infantil mentira, le dije que cuando terminase de leerlos me llamara, pasa otro mes y no me llama, le vuelvo a llamar y me sigue insistiendo de que abandone, entonces viendo que esto se hacía eterno le pedí la entrevista personal que en un principio se niega porque decía que era innecesaria, pero insisto y al final me da fecha. Al entrar al despacho, me sigue con la misma retahíla de que abandone, le dije que si había leído los papeles que le llevé y me dice que no era necesario porque lo tenía claro, y me vuelve a repetir los de los 3.000 y 4.000 € y le expliqué lo que me dijeron sus compañeros del Colegio, y afirmándole que si a mí ya como jubilado solo me podía cambiar el statu económico con una primitiva y que ojalá me tocara porque le daba el dinero besado a la justicia gratuita y a él le hacía un regalo. Entonces este tipo se me puso de pié y me dijo que si yo era demócrata, y aunque yo dijera que la comunidad tenía 38 comunitarios y que a la asamblea fueran solo seis y era aprobada por cinco, que al ser mayoría porque los que no iban no cuentan, tenía que aceptar esa mayoría: aquí como se comprenderá la ley cojea, sino existe un tope mínimo, al menos de un 51 % entre los presentes y representados o de lo contrario que el presidente vaya de casa en casa recogiendo firmas. Entonces yo también me puse de pie y le dije que precisamente como era demócrata quería denunciar porque la democracia como debería de saber,  no es la dictadura de las mayorías, sino el derecho de las minorías, como viene muy bien reflejado el  artículo 18 de la ley Horizontal. Nos sentamos los dos y me dijo que leería los papeles y que a los más dentro de 3 días recibiría la demanda para sí estaba de acuerdo, ponerla a no más de una semana en los juzgados. Pasaron los tres días, y no recibí ningún comunicado, pasó la semana y a un par de días de pasar la semana fui a los juzgados de la plaza de castilla y allí no había presentado ninguna demanda este Sr abogado.

Esperé unos días por si este Sr. tenía la delicadeza de llamarme al menos para justificar su comportamiento, no lo hizo. Pasado ese tiempo prudencial que le di, el 18 de enero de 2.010 doy entrada en registro, al Juez que obligó al Colegio de Abogados a ponerme al tal Sr. Hoyas. Exponiéndole que este Sr. no ha cumplido con su cometido al dejarme pasar los plazos para interponer la demanda; dejándome como resultado práctico: la negación del Colegio a la asistencia gratuita y que obligara por tanto al Colegio a que me cambiara de abogado. Como pasan los días y no recibo ni siquiera la contestación de que han recibido mi escrito de entrada en registro, el 27 de enero de2.010 me dirijo a registro a D.G. de Justicia de la Comunidad, pidiéndole el cambio de abogado, con los razonamientos expuestos al Juez. El 15 de febrero de 2.010, recibo la carta del Colegio, comunicándome, que han recibido mi escrito de 27 de enero y que mi petición sobre el particular incluido el nuevo nombramiento de letrado debería formularla ante el Juzgado o ante el Tribunal competente. Como ya indico más arriba, la formulé ante el Juzgado de 1ª Instancia, pero ahora basándome en esta carta y exponiéndole exactamente el mismo párrafo de dicha carta, el 22 de febrero de 2.010, le hago la entrada en registro, pidiéndole de nuevo el cambio de abogado a dicho Juzgado y el 15 de julio de 2.010, (se irán dando cuenta de las fechas lo que esta burocracia, tarda en contestar, dando paso a que el tiempo se coma no solo una junta ordinaria de la comunidad, sino a todas las juntas que sean necesarias y por lo tanto lo que va pretendiendo con dicho juego, he aquí porqué en el prólogo hablo de Larra y Kafka ) me contesta el Colegio: que el Sr. Hoyas ya ha pedido el plazo de un año y que le lleve toda la documentación. Para quedarse de cruces, no me cambian el abogado y me vienen que le lleve toda la documentación, es que acaso no la tiene, y si le faltaba algún papel que no creo tubo todo el tiempo que estuve con ese Sr. casi un año en relaciones para pedírmelo y no  me pidió ninguno, es más no creo que leyese los que ya les dejé. Con lo que el 3 de mayo de 2.010, me dirijo con entrada en registro a la Comisión Deontológica del Colegio de Abogados, exponiéndole, cómo habían sido mis relaciones con el Sr. Hoyas, en fin las coacciones sufridas, su falta de palabra su jugada de dejarme pasar los plazos, por lo que  mirando por mis intereses le pedía el cambio porque con ese Sr, si seguía  le veía como a un enemigo y por tanto con el juicio perdido. Exponiéndole además que con fecha de 7 de abril de 2.010, recibo una carta de la directora de turno de oficio, en la que me dice, que el 23 de marzo suscribí un documento en que reconozco la caducidad de la acción y la no interposición de la demanda y le añado la curiosidad, que por esas fechas, exactamente el 16 de abril, nos manda un acta el administrador de la finca -ese presunto estafador- en el que yo había suscrito el tal documento. Sería interesante como este administrador se enteró de ese documento, porque en cierta ocasión en una asamblea, me dijo que él era amigo del Decanato de la plaza de Castilla y que si ponía la demanda le dijera la sala. Ante tal dislate que como ya señalo supera a Kafka, me dirijo a la directora del turno de oficio, exponiéndole que mi firma no está en ningún documento con esas afirmaciones, de lo contrario que me lo justifique y que por el contrario estoy más vivo que nunca en seguir la demanda contra el administrador de la finca, demanda de rendición de cuentas. La directora de turno de oficio me contesta que hay un error. Y la Comisión Deontológica no me contesta, con lo que pasado un tiempo prudencial, voy en persona a hablar a los despachos de la justicia gratuita de la Comunidad de Madrid, le expongo mi caso, miran en el ordenador y me dicen que el Sr. Hoyas sigue siendo mi abogado, pero cómo es eso, les replico si me lo pueden aclarar, con todos los escritos que he mandado y me dice que el Colegio tiene la norma interna que cuando le mandan al abogado todo lo que yo he expuesto para que él se defienda y si no se defiende o no contesta, el Colegio tiene la norma de que le obliga a seguir a él la defensa. Norma de punto muerto para obligar al abandono, primero no me comunican nada ni el Colegio ni el Sr. Hoyas tampoco me llama, bueno nunca me llamó, era yo el que le llamaba y segundo ¿cómo se puede tener una norma interna en que obliguen a seguir a un abogado que no se defiende, y no contesta al Colegio, al mismo abogado que ha sido refutado de forma tan convincente que ya el solo pronunciar su nombre, repela. En el despacho de la Comunidad, me dicen que espere un poco de tiempo, porque mía no había ninguna culpa, que todo estaba en que ese abogado tenía que llamarme. Como ya le conocía y no me iba  a llamar y además tampoco le quería ni verle en pintura. Conocidas dichas reglas, en superar El Castillo de Kafka como ya señalo, y me decido a cambiar de tercio. Le dirijo a Decanato de la 1ª Instancia de Madrid, que el tal Sr. Hoyas es un abogado de lo civil y que había en todo el proceso un mal entendido, que lo que yo quería era un abogado penal, ya que el asunto no era contra la comunidad, sino contra el administrador por presunto estafador. Al cabo de varios meses, me contesta el Colegio de Abogados, que tengo que empezar todo de nuevo, según sus reglas internas, es decir que no vale para nada, el que el juez le obligue al Colegio a concederme abogado, no sirve para nada todos los papeles que me pidieron y les entregué, no sirve para nada, el que aún no había entrado en vigor la nueva declaración de hacienda y seguía en vigor con la que yo le pedí la justicia gratuita y aún de ser tan pijos en que me pudiera cambiar el status económico, pues que solo pidieran ese papel y no vuelta a empezar de nuevo. Cómo la ley puede permitir un reglamento interno tan perverso, pues está claro, por las buenas o por las malas tú abandonas y eso de la justicia gratuita es un cuento para los tontos útiles y propaganda para el exterior u obligado por la moralina igualmente exterior.

Ante tanta dilatación que como ya he señalado varias veces supera la ficción de la novela El Castillo de Kafka, por si recibía ayuda a que se acortara dichos plazos, pido socorro y el día 21 de septiembre de 2.009, le mando un escrito a través de registro al Delegado Fiscal del Mayor. Y le expongo los abusos del administrador tras los dos topos que se ha creado dentro de la comunidad, coaccionando o reventando asambleas de una comunidad formada en un 75 a 80 % de viudas que superan con creces los 80 años. Me responde el 30 de septiembre de 2.009 que esas irregularidades pertenecen al ámbito de intereses privados. La competencia de la Fiscalía en tanto cuanto a personas mayores, sean vulnerados sus derechos por la Administración o a través de malos tratos por terceras personas. La dilatación hasta el aburrimiento y dejar pasar los tiempos para su anulación, no deben ser según el Sr. Fiscal derechos vulnerados por la Administración y en cuanto a los malos tratos por parte de terceros tampoco debe de entrar que sacarle el dinero a unos ancianos que no llegan a final de mes a través de una apariencia legal, para obras estéticas y de tener una reserva de sobre un 300 % la caja de la comunidad, no entra según el Sr. fiscal y se debe de ir a los tribunales porque las leyes así lo garantizan. Visto lo visto me dirijo Al Defensor del Pueblo y con salida de registro 28/10/09, me contesta, que según el artículo tal y tal no pueden hacer nada y que la ley garantiza la defensa de las personas, por tanto podré impugnar ante los tribunales. Conclusión, si todo está en los tribunales, me deja claro si lo traduzco toda esta retórica en lenguaje vulgar o de la calle, queda: Instituciones creadas, para que unas amistades vivan de la sopa boba.

Comprendiendo toda vía cerrada de las Instituciones que mantenemos a través de nuestra privaciones y que esos funcionarios viven sin privaciones y derrochando nuestros impuestos, me dirijo a un abogado particular, el 19 de octubre de 2.010, con el nombre sonajero de abogados solidarios. Me atiende D. José Martín García y me cobra por previsión de fondos 350 € y me hace la demanda en la que pedía demostrado y admitido por el propio administrador la substracción de 1.600 € y pedir varias facturas a unas empresas para verificar otras presuntas irregularidades. El abogado me expone que lo mandará vía catalana aunque tal vez sea denegada, pero que no me preocupe que si es denegada ya buscará otra salida hasta dar con el resultado. El juez da silencio sobre el pedido de facturas y sobre los 1.600 €  que el que tiene que denunciar es el presidente de la Comunidad. Para mi entender, una ley antidemocrática y elitista, porque no tienen los mismos derechos los comunitarios, por lo que un presidente puede estar de acuerdo con el administrador y estafar a la comunidad a través de facturas infladas y otros etcéteras. Y además cuando el comunitario pone de su propio bolsillo los gastos y de ganar los beneficios serían para la comunidad, no para él, y la ley se lo niega. Llamo al abogado y me dice que el juez lleva totalmente la razón y que no puedo hacer nada. Le pido una entrevista y cuando me recibe, me dice que ya me había dicho que era factible de que tal caso pasara, que lo mejor era que abandonara, le recordé que me dijo que me diría otro camino a seguir, me dice que en la próxima asamblea presente el presupuesto más económico de otro administrador, le dije que ya lo había intentado otros años y que no vale por los topos y la composición de los miembros de la comunidad, me dice que no se lo cree, entonces como a unos días iba a tener una asamblea ordinaria le invité a que lo comprobase y quedamos porque según él quería ayudarme; antes de salir del despacho le volví a insistir, que me dijera la fórmula que me prometió si lo del juez salía negativo, me dijo, que provocara al administrador para que éste me amenazara. No se presentó a la reunión de la comunidad ni me llamó para pedir disculpas. A los varios días en otra reunión de la comunidad el presidente se dirige al administrador diciéndole que como a pagado unas facturas sin su firma y el administrador contesta que con los dígitos que él tiene de la cuenta de la comunidad. Recogido tal anomalía, mando unos escritos a los buzones de los que ya le van quedando en la colonia al administrador, en la que expongo que vigilen sus cuentas porque el administrador a través de los dígitos de dichas cuentas saca el dinero sin las firmas del presidente. Me llama por teléfono el administrador y me dice que quiere verme, quedo con él y con dos vecinos, cuando viene empieza con insultos y amenazas y cuando  alza el puño a media alzada les digo a los testigos, estáis viendo; entonces se larga llamándome cobarde por ampararme en testigos. Le mando un e-mail al abogado, diciéndole que ya tengo la fórmula que él me recomendó exponiéndole según hechos sucedidos. A fecha de hoy, septiembre de 2.011, no sé nada de este Sr. llamado así mismo abogado solidario.

Toda esta verídica película no me arredra, porque ante lo nocivo y perverso me crezco, existo;  por lo tanto sigo y más conociendo casos en los que hay individuos que se han tirado casi media vida pleiteando y han muerto y si ellos no han visto el fruto, si sus herederos.

Francisco Fenoy

 

 

servido por franciscofenoy 2 comentarios compártelo

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Pedro

Pedro dijo

Estimado Fenoy, Creo que son muchas las personas como tu que acuden al turno de oficio para que les sea asignado un abogado y con ello le den la vuelta a todo lo que le rodea, o, sino eso, al menos sean el abogado capaz (ya que es su profesión) de demandar a este o aquél administrador, puesto que por supuesto, sin ningún género de dudas, tu tienes la razón en todo lo que dices. Estimado amigo, en el mundo del derecho somos muchos los abogados que ya estmaos acostumbrados a que nuestros clientes nos den lecciones de lo jurídico, porque por supuesto, ellos saben igual o más que nosotros, con la única diferencia de que serían incapaces de mover ni un papel si no es con nuestro beneplácito. Pues bien, querido amigo, en primer lugar, la justicia gratuita existe, y funciona correctgamente, y de hecho, le cuesta al EStado una pasta gansa anualmente, así que por favor, si tu has tenido la mala pata de dar con un abogado incompetente, o por el contrario, te has enredado entre la telaraña de trámites que hay que cumplir para poder conseguir uno, no critiques todo el sistema, hay millones de persnas diariamente que se beneficia del turno de oficio. En segundo lugar, tu texto se entiende medianamente, no se si habrá mucha gente que lo vya a leer, puesto que es larguísimo, y además, no se entiende bien, sin tener en cuenta el baile de fechas que existe, primero 2010, luego 2009, etc, etc. Las continuas referencias a kafka...sin comentarios. El Estado de Derecho Funciona como funciona, y tiene las reglas que tiene, ni Usted amigio puede cambiar la normativa por la que se rige el Ministerio Fiscal, invitándolo actuar cuando a Vd. le venga en gana, ni tampoco puede hacer lo propio con el defensor del pueblo. Al margen esta por supuesto, aquello de que usted quería un abogado penalista y no uno civilista, por favor? que diferencia hay para usted entre una cosa y otra? Deje a los demá hacer su trabajo. Lo siento Fenoy, pero desde mi humilde punto de vista tu comentario no es más que el comentari de una persna que tiene un problema y cree que el mundo ha de girar en torno a él para arreglárselo, tenga o no tenga solución, y como el mundo no gira, y es él que ha de ir a buscar ayuda, y en esa búsqueda se topa con los problemas normales y corrientes que existen (lo que ocurre es que antes no sabía que existían porque no había ido nunca a buscar al mundo ya que no había tenido problemas), se creo que el mundo gira en su contra, y que todas las instituciones existentes estan en su contra, y que todos son malos, el colegio los dos abogados, el juez, el fiscal, el defensor del pùeblo, los vecinos, el administrador, todos, todos son malos menos él, querido amigo, creo que cae por su propio peso, Salud y suerte

15 Septiembre 2011 | 09:52 AM

francisco

francisco dijo

Estimado Pepe: Mi comentario: Valoraciones y Demagogia, no está escrito para herir a nadie, comprendo que no se entienda muy bién no soy de letras, solo he tratado de poner mi vivencia. También tengo perdido un juicio contra ley y hará unos meses iba en un bus una mujer llorando y en sus lamentaciones se quejaba de que como se puede perder un juicio contre ley. Por lo afectado que se te vé estoy seguro que serás un buen profesional, pero debes de comprender si tienes en la profesión las suficientes tablas o esperiencia, para saber que la justicia en este país no funciona muy bién y no solo es una opinión esta mía, sino de bastante dominio público.

17 Septiembre 2011 | 07:51 AM

Escribe tu comentario


Sobre mí

Francisco Fenoy Rodríguez Nacido en Almería en 1941 y residente en Madrid, desde 1954. Autodidacta en la prosa y en el verso. Ha publicado tres ensayos, basados en el pensamiento social y cuatro poemarios, en lírica, satírica, sarcástica y épica y otro que se presenta nuevo en esta Web, de corte dramático. Como igualmente artículos. Contacto: correo-e:franfenoy@yahoo.es C:\Documents and Settings\franciscosegundo\Mis documentos\PROSA-VERSOS ARTÍCULOS-B\

Fotos

franciscofenoy todavía no ha subido ninguna foto.

¡Anímale a hacerlo!

Buscar

suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

¿Qué es esto?

Crea tu blog gratis en La Coctelera